MÉTODO ADAPTADO A LOS ANIMALES

Al conectarse totalmente con nosotros, nuestros animales hacen el llamado “efecto espejo”. Ellos expresan lo que sentimos en profundidad. Pueden dar vida a nuestros miedos inconscientes, a nuestras heridas profundas con el fin de hacernos tomar conciencia de lo que nos frena y de lo que podemos sanar dentro de nosotros. Al intentar protegernos, a menudo guardan energía negativa.

Del punto de vista técnico, el ser humano vive ondas beta y el animal ondas alpha. Al ponernos en estado de relajación profunda (ondas alpha), por medio del auto hipnosis, podemos conectarnos más fácilmente al animal.

Desde que comencé a entrar en contacto con los animales dentro de mi ámbito profesional, me di cuenta de la conexión particular que se puede crear con ellos. Esto me permitió entenderles mejor y desarrollar una relación de confianza y de respeto mutuo. Me di cuenta de que la simple intención de comunicar con ellos permite de acceder a sus inconscientes. El lenguaje silencioso e intuitivo me llevo a desarrollar mi intuición y mis percepciones con ellos

Los animales son extremadamente receptivos a la hipnosis, escuchan la melodía, la fluidez y la velocidad de la voz, y la emoción transmitida a través de mis historias. Las historias sirven de canal para entrar en resonancia directa con el animal. El animal entiende las intenciones dadas. Que sea a través de un contacto visual o con los ojos cerrados, lo esencial es poner toda la intención para acercarme de la emoción del animal y acceder a su subconsciente.

Desarrollo un enfoque suave e intuitivo con los perros, gatos, caballos, burros, vacas y animales de granja. Para que el animal se quede tranquilo, intervengo en su propio entorno si necesario.

ESTOS SON ALGUNOS EJEMPLOS DE PROBLEMAS QUE PUEDEN SER TRATADOS CON ANIMALES:

Comportamiento agresivo

Animal miedoso, miedo o estrés postraumático como consecuencia de un maltrato

Nerviosismo, tristeza y estrés

Cicatrización post operatoria

Etc.

SESIONES A DISTANCIA PARA LOS ANIMALES

También doy sesiones a distancia para los animales.

Para esto, doy una sesión al animal al mismo tiempo que a su acompañante (lo que hago también presencialmente, si posible). Se trata aquí de ponerme en contacto con el animal y también con su “guardián humano”, con el fin de poder establecer un vínculo entre los dos.

Cuando existe un desequilibrio emocional o energético en el animal, existe a menudo también un desequilibrio del mismo orden en la persona que cuida del animal. El animal puede incluso llegar a ser la « esponja emocional » de la persona que vive a su lado, de la misma manera que un niño, y así verse profundamente afectado y desarrollando desequilibrios habitualmente reservados al humano. Es importante restablecer el equilibrio emocional del animal y del humano, y la relación que les une.

La persona podrá entonces instalarse confortablemente con el animal, como si la sesión le fuese dirigida, y poner el teléfono en alta voces con el fin de que el animal pueda escucharme también.

La sesión se desarrolla de la misma forma que une sesión presencial, es decir que la emoción transmitida a través de mis historias servirá de canal para entrar en resonancia directa con el animal, quien entenderá las intenciones presentes.

A saber, que mi intervención no reemplaza una consulta con su veterinario, o los tratamientos prescritos por éste. Se trata de un acompañamiento complementario.